ANTIOQUIA MUNICIPIOS

BETULIA

"Betulia, un campo de Oportunidades"

Alcalde

Alonso Suárez

Despacho del Alcalde

contactenos@betulia-antioquia.gov.co

Dirección: Carrera 20 Nro 20-14 Parque Principal - Palacio Municipal de Betulia

Número de telefono: (057) + (4) 843 66 90

Web: http://www.betulia-antioquia.gov.co/

escudo
bandera

Nuestro Municipio

En algunas colinas del Municipio de Betulia aún hay evidencias de las huellas dejadas por sus primeros pobladores; particularmente se observan sepulturas ya cubiertas y semiborradas por el paso de la nueva civilización, pero de todos modos mostrando el trasegar de otros hombres.


De acuerdo a las evidencias, el suelo de Betulia indudablemente fue habitado por los aborígenes, ya que los territorios más cercanos fueron de dominio del cacique Toné de Urrao, apoyado por un cacique de la región de Anzá, llamado Coromé o Curumé. De hecho parece ser que entre los sitios predilectos de los naturales estuvieron las laderas de la vereda El León, en donde se encuentra una caverna, que según la leyenda fue construida por esta tribú. Por esos mismos lares se dice que algunos guaqueros han encontrado urnas funerarias, vasijas de barro y huesillos aun sin pulverizar. También en las veredas de San Antonio y los Animes puede detectarse señales en la tierra, de especies de canoa, hoyos o bateas, que indican haber sido asiento de algún cementerio, o por lo menos de una tumba india.


Los indígenas que habitaron este territorio vivían de las bondades que les ofrecía la naturaleza, entre otras cosas utilizaban la sal que extraían de las aguas de San Mateo y Saladitos, intercambiándola por metales u otros materiales. Las habitaciones indígenas eran ranchos de paja u hojas anchas, simples bohíos o tambos, que al ser abandonados desaparecían en el rastrojo sin dejar rastro alguno. Tampoco utilizaron vestidos; por eso es lógico encontrar como único vestigio arqueológico de estos antecesores, las vasijas de barro utilizadas para la alimentación, para cargar y depositar agua y otras más grandes empleadas para urnas funerarias.


En la conquista de Antioquia, en 1.540, cuando ardía la sed de riquezas en el espíritu de los conquistadores, llegaron a estas regiones de Betulia, grupos de exploradores enviados por Badillo, en busca de noticias sobre el fantástico tesoro de Dabeiba. El mismo Badillo cruzó los territorios de Betulia en una expedición que se hizo en busca de la población indígena, que según las noticias allí guardaban sus tesoros.


La conquista española, llevó a la población indígena no sólo a su extinción física sino también a la desaparición de su memoria colectiva, a través de uno de los procesos etnocidas y genocidas más violentos.


Fundación de San Mateo. A mediados del siglo XIX, las tierras de Betulia se fueron llenando de audaces pioneros, cuando la toma o compra de extensas propiedades era la costumbre de la gente joven adinerada.


Desde la jurisdicción de Anzá, por estos lugares cercanos al cerro San José unos tumbadores de monte con el ánimo de establecer cultivos de maíz, fríjol y café. Este último producto dio la pauta para atraer a más y más cazadores de fortuna.


Los primeros pobladores fueron los hermanos Juan Bautista y Manuel María Mesa, acompañados de parientes y trabajadores, quienes según la crónica, se establecieron en el cañón de “La San Mateo”. Era la época de la fiebre por abrir trocha, buscar tierras vírgenes y fundar pueblos. Las corrientes migratorias para ir de la metrópoli al campo estaban en todo su apogeo.


No sólo el café y el cultivo de la tierra, fue lo que los impulsó a la conquista de estas tierras sino también la sal, factor preponderante para que el primer reducto de caserío se ubicara a orillas de la San Mateo; ricas fuentes de aguas saladas emergían de las escarpadas faldas, que rendían sus plantas a la quebrada de este nombre, y de los arroyuelos La Urraeña y La Guamala. De hecho, don Tobias Molina, aprovechando este magnifico recurso puso en funcionamiento el gran complejo de explotación salina, considerado el de mayor dimensión en toda la longitud de la cordillera Occidental; la producción fue tan abundante que no sólo abastecía el consumo interno, sino que además alcanzaba a surtir a los municipios de Concordia, Salgar, Bolívar y Urrao.


Rápidamente fueron levantando y organizando un caserío que durante algún tiempo llevó el mismo nombre del lugar que fue objeto de la ocupación y el 27 de septiembre de 1.849 recibió el reconocimiento oficial como Aldea, mediante una ordenanza promulgada por la Cámara Provincial de Antioquia. Esta aldea fue prosperando y por disposición del gobernador del Estado, Pedro Justo Berrío, el 10 de julio de 1.868 se le nombró un inspector de policía con funciones de Corregidor.


Debido a la mayor fertilidad de las tierras localizadas hacia el sur, los primeros pobladores de San Mateo comenzaron a desplazarse, y establecerse a orillas del río la Quebradona en el sitio El Saladito, conocido así por la presencia de este producto. La sal aglutinó gente, dió trabajo, activó el comercio y estimuló la fundación de un pueblo. Estas tierras se caracterizaron además por su producción panelera y la dedicación de sus tierras a la ganadería.


Fundación de Betulia. El traslado de los primeros vivientes de La San Mateo a orillas de la Quebradona dió como resultado el surgimiento de otro caserío, la cual tuvo un crecimiento rápido y donde se conformó una nueva y más pujante población con el nombre de Betulia, que por decreto del 27 de noviembre de 1.872 ascendió a la categoría de Fracción con un inspector de policía que tenía las funciones de corregidor.


Al sitio le dieron el nombre de Betulia, vocablo de origen bíblico que significa pueblo en medio de dos montañas, regado por una fuente de agua, denominación escogida por los hermanos Juan Bautista y Manuel María Mesa. Parece que estos patricios comenzaron por los días de 1.873 a donar los terrenos para la urbanización del pueblo fundado por ellos. No hay datos fidedignos sobre los detalles de este importante hecho, pero es fácil deducir que los señores Mesa dispusieron el lugar más apropiado de todo el área, para la construcción de la capilla y asignaron zonas para levantar las edificaciones de la administración pública. Los solares aledaños fueron obsequiados o vendidos a interesados en poblar el área urbana. Era para ellos casi obligante construir un pueblo en donde asentar sus reales. Poseedores de una gran fortuna, disponían de verdaderas cuadrillas de trabajadores para todas las faenas agrícolas y el cuidado del ganado. Por esta circunstancia necesitaban tener cerca a sus sirvientes, y para tal efecto le donaban una rústica vivienda o el solar para construirla (Barrio Nariño, en la parte baja del valle).


El primer intento de convertir a esta fracción en Distrito lo realizó en 1.875 el doctor Baltazar Botero Uribe, quién presentó este proyecto a la Legislatura, pero fracasó por razones de economía. Años más tarde, la iniciativa de crear un nuevo municipio fue cristalizada en el año de 1.884, con una propuesta que unía las fracciones de Betulia y San Mateo para tal fin. El presidente del Estado Soberano de Antioquia, don Luciano Restrepo dictó el decreto 629 del 28 de enero de 1.884 para dar vida definitiva al nuevo municipio, el cual tendría por cabecera a Betulia y estaría afiliado al Departamento de Occidente (Santa Fe de Antioquia) para su administración. Su primer corregimiento fue San Mateo.

  • NIT: 890.982.321-1
  • Distancia de Medellín: 121 Km
  • Altura: 1600 m.s.n.m
  • Provincia: Suroeste
  • Gentilicio: Betulianos
  • Habitantes: 17226
  • Temperatura: 21°C
  • Extensión: 252 m2

Suscribase a nuestro boletín    ... y reciba toda la información de su municipio