ANTIOQUIA MUNICIPIOS

BURÍTICA

BURITICÁ, La fuerza que nos une!

Alcalde

Humberto Antonio Castaño Usuga

Despacho del Alcalde

alcaldia@buritica-antioquia.gov.co

Dirección: Calle 7 (Bolivar) # 6-15, Buriticá

Número de telefono: (57-4) 8527015

Web: http://www.buritica-antioquia.gov.co/

escudo
bandera

Nuestro Municipio

A principios de la cuarta década del siglo XIV, la expedición del licenciado Juan Badillo, que había salido de Cartagena el 5 de octubre de 1539 en busca del tesoro de Dabaibe, siguiendo las huellas de la primera expedición de don Pedro de Heredia, llegaba por primera vez al valle de Nore, situado en las ramificaciones de la Cordillera Occidental, en territorio antioqueño. Los expedicionarios, entre los cuales figuraban Francisco César y el francés Noguerol, iban guiados por el hábil y valeroso práctico Pablo Fernández. Llegados al valle de Nore, los conquistadores establecieron su cuartel general en el poblado indígena que consideraron de mayor importancia, rodeados de tierra limpia y bien cultivada. De allí salieron patrullas en varias direcciones con el fin de buscar oro, meta ésta de la expedición de Badillo.

 

El cacique Nabuco, señor de aquella región, ansioso de librarse de tan extraños e incómodos huéspedes, obsequió a Badillo más de dos mil pesos en oro fino, y se ofreció como guía para conducir al aventurero español a las tierras del cacique Buriticá, separadas de los dominios de Nabuco por impenetrables bosques que cubrían un laberinto de montañas. La tropa siguió el camino indicado por Nabuco para llegar a los dominios de Buriticá, y después de sangriento combate derrotó a los naturales, que huyeron despavoridos ante el avance de los exóticos invasores.

 

En esta refriega murió el valiente oficial francés Noguerol, atravesado por una lanza. El cacique Buriticá logró escapar junto con sus guerreros, pero Badillo logró apresar a la esposa y a los hijos del cacique, quien ofreció luego doce cargas de oro para rescatar a su familia, prometiendo además mostrar a los conquistadores las ricas minas de donde se extraía el codiciado metal. El cacique Buriticá se presentó en cumplimiento de su promesa, y pidió a los invasores que dejaran en libertad a su esposa e hijos, y que él quedaría en rehenes mientras su mujer iba a reunir la cantidad de oro convenida como rescate. Aceptaron los conquistadores la propuesta del cacique, y pusieron en libertad a su mujer; pero dejaron prisionero al jefe indígena, atándolo con cuerdas para que no pudiese huir. Transcurrieron diez días, y la mujer del cacique no regresó, ni los indios trajeron las cargas de oro que Buriticá había prometido. Entonces los soldados de Badillo exigieron al cacique que marchara con ellos y les indicara el lugar donde estaban los yacimientos. Iba atado Buriticá y cuatro soldados lo conducían. Atrás de este grupo marchaba el grueso de los expedicionarios. Descendían por un sendero estrecho, rodeado de barrancos profundos y peligrosos despeñaderos. Inesperadamente, el cacique se arrojó al abismo arrastrando consigo a los cuatro soldados que lo conducían. Pero desgraciadamente para él, Buriticá no murió en la caída, pues indios y soldados quedaron enredados en un espeso matorral que había en el abismo. Siguiendo su costumbre, los españoles que contemplaban la escena desde la altura, se santiguaron, rezaron el credo, dieron por muertos a los cinco hombres y regresaron al pueblo a dar cuenta a Badillo de lo sucedido. Horas más tarde los cuatro conductores del cacique, habiendo logrado escalar el barranco, regresaban al cuartel llevando siempre atado al infeliz indígena. Y para demostrar que los aborígenes de América no debían aventajar en barbarie a los españoles, Badillo condenó al cacique a morir en la hoguera.

 

En torno a la verdadera fecha de la fundación de Buriticá por los españoles, y el nombre de su fundador, existe una laguna histórica que abarca casi un siglo, desde la expedición de Badillo y el sacrificio del cacique Buriticá, hasta la fundación española propiamente dicha de este pueblo, que tuvo lugar, según unos, en 1616, y según otros en 1625. Desde su fundación hasta hoy, la historia de Buriticá puede dividirse en tres épocas: primera, la de la expedición aurífera, con la figura central y legendaria de doña María de Centeno; segunda, la de la industria de sombreros de iraca, después de la extinción de las minas; y por último, la época actual, agrícola y pecuaria.

 

Badillo, ciertamente, no encontró el fantástico tesoro del Dabaibe en las montañas de Antioquia, como Ponce de León no halló en la Florida la fuente de la juventud.

Pero las tierras del cacique Buriticá eran tan prodigiosamente ricas en el dorado metal, que refiriéndose a ellas decían muchos de los magnates de la época, según nos lo relatan las crónicas: “Si Dios nos da cien años de vida, y les da cien años de vida a nuestros hijos, no tendremos necesidad de trabajar ni un solo día para darnos una vida opulenta, pues el oro de Buriticá nos exime de tal necesidad”.

 

Como hemos dicho, fue doña María de Centeno la más famosa minera de la época. Esta célebre mujer vino a Buriticá desde Frontino a principios del siglo XVII. Su primer marido, D. García Jaramillo, explotaba las ricas minas de San Román en Buriticá, en compañía del Gobernador de la Provincia Don Gaspar de Rodas. Al morir don García, dejó en herencia las minas a su esposa. Doña María de Centeno, con 508 negros siguió extrayendo oro en enormes cantidades para enviarlo a España, durante más de 25 años. Construyó un admirable acueducto de 15 kilómetros de extensión para conducir el agua a las minas, ya que la localidad es bastante seca. Y por último, algunos historiadores afirman que doña María contrajo matrimonio cuatro veces, pero hasta nosotros sólo han llegado los nombres de tres de sus maridos: el ya mentado don García Jaramillo; el capitán Alonso de Rodas Carvajal y por último el capitán Fernando de Ocio y Salazar, muerto el 7 de abril de 1645, mientras la defunción de doña María de Centeno ocurrió el 4 de agosto del mismo año. Desde fines del siglo XVIII cesó la explotación de las minas de Buriticá, que esperan desde entonces que un empresario audaz reviva la época de doña María de Centeno o de otros mineros que las trabajaron después.

  • NIT: 890 983 808-0
  • Distancia de Medellín: 93 Km
  • Altura: 1625 m.s.n.m
  • Provincia: Occidente
  • Gentilicio: Buritiqueños, Buriticenses, Buriticanos.
  • Habitantes: 6566
  • Temperatura: 21°C
  • Extensión: 364 m2

Suscribase a nuestro boletín    ... y reciba toda la información de su municipio